martes, 27 de junio de 2017

MALAS EXPERIENCIAS CON LA LACTANCIA, VIVIDAS O CONTADAS

El próximo jueves 29 de Junio será el último taller que se realice por las tardes (en el mes de Julio,  Agosto y Septiembre será los lunes por las mañanas  a las 11:30h).
Para despedirnos hasta el próximo curso, queremos celebrar un taller especial en el que nos podais contar vuestras MALAS EXPERIENCIAS CON LA LACTANCIA.


sábado, 29 de abril de 2017

¡YA SOMOS ASOCIACIÓN!

Estamos de enhorabuena!!!! Pit i Prou ¡ya es Asociación! y necesitamos toda la colaboración posible para que este proyecto tan maravilloso pueda salir adelante.
Con sólo una cuota anual de 10€ podrás ayudar a que este proyecto se haga realidad.
Tenéis toda la información en en el apartado Hazte Socio e Info pago cuota anual.
¡Gracias por vuestra colaboración! 😃

EL NOSTRE PRIMER CONTACTE EN L'EXTERIOR...

Notar com et donaves la volta, sentir-te a sobre meu i veure de reüll com ton pare plorava, eixe és el meu record a la sala de part. Després, em vaig posar a tremolar, per l'esforç, sentia a ton pare bregar suaument amb la comare perquè ell no volia tallar el cordó i ella l'animava a què ho fes, potser així el van tallar un poc més tard. El va tallar la comare finalment, et van fer el reconeixement i ploraves, el papa, t'animava, jo et sentia darrere meu. I quan tot va acabar, et van tornar a posar damunt meu, movies el cabet, movies el cabet, i de camí de la sala de part a la de dilatació, vas trobar el mugró i començares a xuclar. La comare em va recomanar la postura més adient, i a partir d'eixe moment, vam començar una nova aventura. 

És el meu resum del nostre part, no sé per què li l'he contat al meu fill, m'ha eixit així, potser és perquè és la persona a qui més volem contar-li-ho, és una cosa tan nostra, que hauria d'estar sempre en el nostre record. 

El nostre part, va començar, realment,... no sé quan va començar. Tenia cita perquè estava de 41 setmanes i la idea era provocar-lo, no m'havia plantejat en cap moment, si era bo o no, simplement  confiava plenament en el personal sanitari i feia el que em deien. Ara potser sé més coses. El 25 d'abril avisant només a les iaies, no dient res a la resta de la família, i delegant la feina que tenia eixe dia (que no era poca), el papa i jo ens vam presentar a les 10 en l'hospital. Vaig entrar jo, ell es va quedar fora, em van reconèixer i em van dir que estava favorable (es podria dir d'altra manera), em van posar la via, i crec que cap a les 11, van començar a posar-me un degotador que la veritat no diré el que era perquè diré alguna mentida (no sé, quin medicament era). Tampoc sé el moment en què em van trencar la borsa, però puc dir que aigua sí que va eixir, (quina sensació més estranya!).

El papa estava amb mi, ens alçàvem, miràvem el monitor, res de res, xerràvem, ... va haver un moment que et van pujar les pulsacions i van decidir monitoritzar-te, això em va fer mal. Al papa l'havien fet fora mentre intervenien, i va tornar pobre, marejat, suat, ... conseqüència d'estar fora, sense informació i pensant que alguna cosa no anava bé (no costava res explicar-li i tranquil·litzar-lo). Jo em reia d'ell (pobre), estava massa bé, no tenia dolor, no notava que movia res, ... fins que va venir la comare, cap a la 13 passada i va moure l'esgotador, li va pegar canya, em vaig alçar i mig de peu, mig a la gatzoneta, anava passant les contraccions, (ningú em deia res d'epidural, i jo avant).

Quan van ser més fortes em sentava en el silló i feia "la niña del exorcista", obria, tancava les cames, feia el coll enrere (un quadre, jajaja). Vaig anar al bany tres o quatre vegades, quan tenia contracció al bany recordava nits adolescents de borratxera en els banys de la disco, agafar-te de les parets i que tot et pegue voltes (quines coses em venien al cap, jajaja). 

Total, que en poc de temps de 0 a 100, un poc abans de les 15 la comare em digué: "vols que acabem prompte?" i em va explicar com havia d'espentar, li vaig fer cas, i no podia evitar cridar, però em deien que no passava res. La comare li va dir al papa, veus el cap? (i jo vaig pensar que mentiders), però ell va dir que sí, (tampoc m'ho creia), i a continuació la comare va dir, prepareu-me la sala de parts!!! Ja estaves ací!!! Vam anar a l'altra sala, el poltre, llitera o el que fora, estava trencat i un braç no podia recolzar bé la meua cama (riure per no plorar), total que espentant espentant, vas eixir, vaig notar com et donaves la volta, i ens vam veure la careta per primera vegada. Potser no era el moment en què més guapos estàvem, però per mi ja eres el més guapot del món!!!



lunes, 2 de enero de 2012

MITOS de leche materna: “ESTE NIÑO PASA HAMBRE, YO DIRÍA QUE NO TIENES LECHE”

Artículo extraído del libro "Un regalo para toda la vida" de Carlos González; de Bebés y más; y de Som la llet.


Como tantos otros mitos, hace no demasiados años la falta de leche, también conocida como hipogalactia, era una realidad muy extendida entre las madres, y muy a  menudo dicho diagnóstico era realizado a las nuevas madres en las consultas de los pediatras. Sin embargo, con el paso del tiempo y a raíz de los numerosos estudios realizados al respecto, este diagnóstico ha perdido validez y ha pasado a no ser cierto en la mayoría de los casos, convirtiéndose en mito por seguir estando vigente como una realidad muy habitual. Esto no quiere decir que sea un mito para todas las mujeres. Está claro que, al igual que hay mujeres que no tienen insulina, que no ven, que no pueden caminar, también hay mujeres que no tienen leche. La glándula mamaria es un órgano más, puede sufrir enfermedades, lo mismo que el corazón o el riñón, puede funcionar mal o dejar de funcionar.


Lo que no puede ser es que haya tantas mujeres sin leche como algunos piensan. No es posible que la mitad o las tres cuartas partes de las mujeres no tengan leche, no es posible que sus pechos no funcionen. De ser cierto, estaríamos ante la más terrible epidemia que ha vivido la humanidad. Casi la totalidad de las abuelas que criaron a sus hijos en la segunda década del siglo XX dejaron de dar el pecho "porque no tenía leche", "porque se me fue la leche", "porque se quedaba con hambre", "porque mi leche ya no era buena"... Y ese es un sentir que hoy en día pervive, y numerosas mamás de hoy en día han abandonado el pecho por el mismo motivo.

domingo, 11 de diciembre de 2011

¿CÓMO SABRÉ SI MI BEBÉ ESTÁ RECIBIENDO LECHE SUFICIENTE?

Artículo extraído casi en su totalidad de Guía de lactancia materna (de un artículo publicado en 2011) y de la AEPED.

Mucha gente no se fía de la lactancia materna porque, al contrario de la lactancia artificial, no pueden ver cuánta leche ingiere el bebé en cada toma. Eso preocupa a la madre y le lleva a preguntarse si su bebé recibe leche suficiente.
Lo que sí sabemos es la capacidad del estómago de un bebé:
  • 1-3 días; el tamaño del estómago del bebé es de una canica y su capacidad es de 5-7  mL (por cada toma). Además durante el primer día, el estómago del bebé no se estira por lo que no suele tolerar más que esa cantidad en cada toma.
  • 3-10 días; el tamaño del estómago del bebé es de una bola de ping pong y su capacidad es de 22-27  mL.
  • >10 días; el tamaño del estómago del bebé es de un huevo grande y su capacidad es de 60-81 mL.
Fuente: www.ameda.com
Kellymom sugiere que, según varios estudios, la ingesta de leche de un bebé de 1-6 meses de edad es de una media de 750 mL en 24 horas (570-900 mL/24 horas). Para calcular cuánto suele tomar en cada tomas lo que se debe hacer será dividir 750 mL por el número de tomas que el bebé está haciendo en 24 horas. Esto es útil para calcular cuánto debe tomar un bebé si la madre vuelve a trabajar antes de los 6 meses. Sin embargo, no es posible saber a ciencia cierta lo que ingiere en una toma porque no podemos ver cuánta leche sale de cada pecho.
Para saber si tu bebé recibe leche suficiente para crecer sólo tienes que observar ciertos signos que se pueden resumir en: si el bebé gana peso, está generalmente alerto y contento, goza de buena salud y produce una buena cantidad de orina y deposiciones en un período de 24 horas.

sábado, 10 de diciembre de 2011

SE ME FUE LA LECHE

¿Qué hay de cierto en esta afirmación? Carlos González, en un capítulo de su libro “Un regalo para toda la vida” explica con su habitual humor, esta errónea creencia de que la leche se puede “ir” o “cortar”.


Imagine a una cierva dando el pecho tan tranquila. De pronto, huele a un lobo. Sale corriendo después de esconder a su cría entre unos matorrales, porque su cría no puede correr. Como la cría no huele a nada (para eso se ha pasado su madre todo el día limpiándola con la lengua) y se está muy quieta, mientras que la madre sí que huele y hace ruido al moverse, el lobo probablemente seguirá a la madre y no encontrará a la cría. Si el lobo alcanza a la madre, mala suerte, la cría morirá también dentro de unas horas. Pero si la madre consigue escapar, dentro de un rato volverá con su cría y seguirá dándole de mamar. Pero si la cierva fuera goteando leche, ningún lobo que se precie podría perder el rastro. Como el reflejo de eyección está condicionado, la secreción de oxitocina se interrumpe cuando la cierva se asusta. A diferencia de la prolactina, que tarda varias horas en bajar, la oxitocina es rápidamente destruida y sólo permanece un par de minutos en la sangre; si la hipófisis deja de producirla, pronto no queda nada (por eso cuando se usa la prolactina para acelerar el parto se ha de administrar continuamente, en gota a gota; no serviría de nada poner una inyección de prolactina cada tres horas). Para mayor seguridad, la adrenalina, que producen los animales asustados, inhibe directamente los efectos de la oxitocina. Probablemente, el mismo mecanismo puede inhibir el parto cuando la madre está asustada. Una hipopótama adulta, una rinoceronta, una jirafa, no tienen nada que temer de las hienas; pero la cría recién nacida sería una víctima fácil. La presencia de un peligro puede inhibir la producción de oxitocina y retrasar el parto durante unas horas, hasta que el peligro ha pasado. Tal vez por eso algunos partos son tan difíciles en el medio extraño del hospital, rodeada de desconocidos, y la mayor parte de las mujeres se sienten mejor si su marido u otro familiar las acompaña, mientras que otras prefieren dar a luz en su casa, ayudadas por una comadrona a la que conocen bien.

sábado, 26 de noviembre de 2011

LAS CARIES DENTALES DURANTE LA LACTANCIA MATERNA

Artículo extraído de El blog de la dra Parrilla.
Publicado en agosto de 2008.


Por: Ana M. Parrilla Rodríguez, MD, MPH, FABM
El asunto de las caries dentales en los niños es uno por el cual los pediatras y los dentistas pediátricos están particularmente preocupados. Cuando se discute el tema de las caries dentales en los niños existe una clara asociación entre la alimentación con biberón (el uso prolongado del biberón en la boca todo el día y acostar a los niños con él por las noches), y la incidencia alta de caries en los incisivos superiores que comienzan a salir en las superficies blandas de las encías. Basados en la creencia de que el amamantamiento aumenta el riesgo de caries, algunos investigadores y profesionales de la salud han recomendado que los niños se desteten cuando los primeros dientes de leche salgan. Nuevas investigaciones, sin embargo, indican que el amamantamiento no aumenta el riesgo de caries dentales.